Sexualidad: De los mitos a las experiencias

¿Qué es lo que vemos en esa imagen? ¿Cómo percibimos nuestros deseos? ¿Cómo “traducimos” los deseos y las necesidades de “los otros”? Con la dinámica de romper viejas estructuras, movilizar los cuerpos y sentidos, y colectivamente pensarnos en un espacio de reflexión y formación, estuvimos trabajando con Silvina Peirano como la perspectiva del modelo en diversidad funcional en sexualidad nos proponer abrir un juego donde el deseo, la libertad y la identidad sean la fuente de independencia personal, empoderamiento y reivindicación de los derechos sexuales y reproductivos de todos y todas. Una intensa jornada compartida con los asistentes de los cursos Formación e Interdisciplina y Acompañamiento Terapéutico.
Antropológicamente la discapacidad y la sexualidad fueron tomadas como dos constructos diferentes, aislados, sin relación ni necesidad de encuentro.
La discapacidad estuvo asociada al padecimiento, la carencia y sufrimiento de la persona que la “padece” no asociando el deseo y el placer como partes necesarias, la sexualidad como “parte de la vida de la persona en sus distintas etapas”.
Esta negación y ocultamiento han generado que las personas hayan sido sistemáticamente negadas y violentadas en su dignidad, en su derecho humano de ejercer una vida sexual.
Para dar lugar a nuevas prácticas y repensar nuestras propias concepciones y conductas en sexualidad, debemos deconstruir estos conceptos que parecen enquistados en la teoría y la práctica sexual de las personas con diversidad funcional, Estos cosifican ciertas “formas o maneras” focalizando representaciones, roles y expresiones sexuales vistas como un problema que, además, -desde perspectivas de lo heteronormativo- propician intervenciones tendientes a dirigir, encausar, reconducir o normalizar las escasas manifestaciones sexuales permitidas, bajo el lema: “conductas o aprendizajes socioafectivos esperables”, enfatizaba Peirano.
Es fundamental y es genuino que cada persona construya, desarrolle, transite y escriba su propia biografía sexual, con sus elecciones y deseos, placeres y técnicas, no subsumidas desde el eje del “capacitismo”, sino desde su dignidad y el derecho a decidir sobre su propia vida, su cuerpo e historias
Con la apuesta de propiciar diálogos necesarios para nuevas prácticas y alternando la moderación con debates puntuales, a partir de la repregunta y la provocación, fuimos repensando “categorías”, construcciones sociales y culturales.
Las respuestas, sin ser concluyentes, fueron construyéndose de formas colectivas, con acuerdos, dudas y pendientes para seguir conversando y re-preguntándonos, sobre las miradas evaluativas e intervencionistas de instituciones y profesionales, del “poder hacer” y las necesidades uniformes para dar lugar a nuevas prácticas y repensar nuestras propias concepciones y conductas en sexualidad
Imágenes de todos quienes participamos del encuentro, compartiendo y "movilizando" estructuras y saberes


No hay comentarios.:

Buscar noticias anteriores