¡Nuevo!Tiempos de redes solidariasMirá el video.

Estimulación Temprana: 25 años de promoción de las infancias.

Este año estamos muy felices de celebrar 25 años de nuestro servicio de Estimulación Temprana, un espacio dedicado a acompañar procesos integrales de desarrollo en los primeros años de vida de niños y niñas y sus familias. Para celebrar este aniversario, en sucesivas notas vamos a sumergirnos en el trabajo de este equipo, vamos a conocer más de cerca sus historias, sus logros y aprendizajes, llegando hasta la particular forma que adquiere hoy el trabajo de acompañamiento que realizan, en el desafiante contexto de pandemia. En esta primera entrega, iniciamos contando cómo trabaja el equipo interdisciplinario de estimulación temprana, cómo elabora sus propuestas, atendiendo las necesidades de cada contexto familiar y constituyéndose como apoyos en la crianza de lxs niñxs en sus primeros años.

Esta nota puede leerse tanto como un paneo general sobre la actualidad del servicio y su historia, como un acercamiento a las reflexiones del equipo, sobre las cualidades que deben asumir las prácticas de estimulación temprana cuando están impulsadas desde un enfoque de derechos humanos.

En la imagen se ven la mano de un bebé agarrando el dedo de la mano de una persona.

De hecho, las prácticas respetuosas de los derechos humanos que se implementan en el ámbito de la estimulación temprana, están atravesadas por el cruce entre los derechos de niños y niñas, y de las personas con discapacidad. Las “intervenciones” y “abordajes” en salud y educación deben realizarse -entre otros fundamentos- sobre las bases del respeto al “interés superior del niño” (Convenciòn de los derechos del Niño, ONU 1989), el derecho a “acceder al más alto nivel de salud física y mental” (Pacto de los derechos económicos, sociales y culturales, ONU 1966) y el derecho de las personas con discapacidad a gozar de todos los derechos humanos, en igualdad de condiciones que las demás, incluyendo la autodeterminación, la participación y a tomar sus propias decisiones, contando para ellos de apoyos adecuados a sus necesidades.

En armonía con este enfoque de base se ponen en juego las propuestas y saberes interdisciplinarios: “Todas las estrategias e intervenciones que ofrecemos se construyen desde las experiencias de trabajo del equipo, sumando los aportes desde la educación y la salud y las realidades que se nos presentan”, comentan desde el equipo delineando los trazos principales de la propuesta: “Diseñamos intervenciones respetuosas con una perspectiva integral, basada en la promoción de la autonomía, el enfoque de derechos y la activa participación de los niños y sus familias durante todo el proceso”.

En la imagen se ven las manos de un niño/a tocando un papel con dibujos de distintos colores

El servicio de Estimulación Temprana reconoce su historia como un recorrido de aprendizajes: “durante todo este tiempo fuimos adquiriendo nuevas herramientas y recursos, nutriéndonos con aportes y miradas interdisciplinarias y perspectivas superadoras, para convertirnos en un espacio de referencia y aprendizaje para otros profesionales”.

Como fruto de esta historia, en la actualidad el proyecto del servicio define la estimulación temprana como un “proceso terapéutico-educativo que promueve el desarrollo armónico de las diferentes etapas evolutivas del bebé y el niño/a pequeño/a”. Desde este punto de partida y teniendo en cuenta los contextos individuales de crianzas, el servicio promueve la constitución subjetiva de cada niño y niña; acercando “los instrumentos que le permiten interactuar con el mundo: la motricidad, el lenguaje, el juego y la socialización”; así como las configuraciones de apoyos para responder a las necesidades específicas de cada uno/a, desde una perspectiva de derechos.

“Todas las estrategias e intervenciones que ofrecemos se construyen desde las experiencias de trabajo del equipo, sumando los aportes desde la educación y la salud y las realidades que se nos presentan”

El trabajo junto a las familias

Un aspecto central del trabajo de estimulación temprana es el acompañamiento inicial a las familias: “generamos junto a ellas distintas instancias de diálogo y apoyos para que se disipen temores que pueden aparecer en un primer momento, para ponerle palabras a las incertidumbres o dudas, para proyectar juntos. En cada persona hay una singularidad y en cada familia una historia. Recibimos respetuosamente esas historias para acompañarlos y valorar sus fortalezas en la crianza activa con sus hijos e hijas”.

Se acompaña para que el núcleo familiar tenga seguridades y confianza en sí mismos, durante todo el proceso, ya que la autonomía se logra si desde el nacimiento se ofrecen oportunidades adecuadas para que el bebé pueda ir desarrollando esa independencia anhelada. ES UN PROCESO que se VA CONSTRUYENDO paulatinamente en cada vivencia. Y para lo cual lo que brinda la familia es central.

En la imagen se ven las manos de un niño/a armando un rompecabezas con distimtas texturas y colores

Junto a estas intervenciones, elaboramos materiales impresos y didácticos que las familias pueden aprovechar en los procesos de aprendizajes, siempre desde una base respetuosa de las culturas familiares y los derechos de las infancias.

Este encuadre de trabajo constituye la naturaleza del servicio: “un espacio donde los niños y niñas, junto a sus familias comienzan un recorrido de vida, que a veces tiene mucho de lucha, pero que sobre todo es un camino por la vida sin etiquetas, sin preconceptos y sin rutas preconcebidas. Cada uno y cada una hace su camino y nuestro aporte es acompañar, apoyar, brindar herramientas o descubrirlas juntos”.

En cada persona hay una singularidad y en cada familia una historia. Recibimos respetuosamente esas historias para acompañarlos y valorar sus fortalezas en la crianza activa con sus hijos e hijas”


Seguir juntos en la virtualidad.

En este tiempo de pandemia, el trabajo se ha transformado en formatos mediados por tecnologías y desafía a explorar con creatividad formas nuevas y accesibles para estar en contacto con las familias. Este desafío se tradujo en organizar actividades específicas y estrategias adecuadas para continuar el trabajo con cada niño y niña, y facilitar los medios para acompañar y contener a las familias en este nuevo contexto.

Desde el equipo del servicio se destaca “que los objetivos generales del trabajo, condicionados por la distancia y las desigualdades en la conectividad, puedan sostenerse y dar continuidad a los planes de trabajo elaborados, tener un registro de aprendizaje y avances en las diferentes áreas del desarrollo, como insumos para retroalimentar los planes de trabajo”.

Desde el inicio de la pandemia fue prioritario sostener el vínculo singular del niño/a y su familia con las terapeutas responsables del tratamiento y mantener una fluida comunicación y contención en este contexto de emergencia sanitaria: “se trabaja con diferentes estrategias para sostener el abordaje integral del niño y su familia, diseñando un plan de contingencia a través de distintos dispositivos accesibles y acordes a cada situación individual”.

“Un recorrido de vida, que a veces tiene mucho de lucha, pero que sobre todo es un camino por la vida sin etiquetas, sin preconceptos y sin rutas preconcebidas.”

De esta manera, en las reuniones virtuales del equipo interdisciplinario se diseñan los planes de actividades para cada familia y de apoyo individual, que se comparte con todos los profesionales y las familias. Para lograr un seguimiento y acompañamiento en estas actividades se trabaja vía WhatsApp o telefónicamente.

“Las devoluciones y reflexiones compartidas, nos permite responder inquietudes y dar apoyo a las dudas sobre cómo realizar determinadas actividades”. De esta manera se acompañan los procesos y la evolución de los niños/as. Todas las actividades y aportes que van surgiendo en el trabajo con las familias se analizan periódicamente para poder adecuar estrategias de los distintos profesionales y dar respuesta a las necesidades que pueden plantearse.

El equipo considera vital afianzar el trabajo colaborativo institucional e interinstitucional para fortalecer los vínculos con las familias de niños y niñas que asisten al servicio, y crear nuevas oportunidades que posibiliten sostener la promoción de derechos. Es por ello que diseñan estrategias que permitan “andamiar el desarrollo de las habilidades innatas de cada niño/a, y brindar un acompañamiento a sus familias en el marco de lo que la realidad les impone como posible”.

Las propuestas cada día se van construyendo, compartiendo y dialogando. “Lo principal es estar presentes en este escenario, que sin desconocer las desigualdades y desafíos, nos permita seguir estando cerca, encontrándonos y apoyándonos, sosteniendo procesos y compartiendo oportunidades en esta experiencia colectiva”, concluyen desde el equipo.


Tenemos mucho por hacer. Apoyanos para seguir construyendo una sociedad más inclusiva.  Aquí te contamos cómo.

No hay comentarios.:

Buscar noticias anteriores