"Es oportunidad para ver más allá y proyectar en perspectiva hacia el devenir"

¿Qué desean los y las estudiantes con diversidad intelectual de una escuela como la de APADIM? En el discurso que brindó durante el acto de festejos por el 50 aniversario de la Escuela, el presidente de la asociación, Juan Carlos Figueroa compartió su propia respuesta, en la que influye además de su rol directivo en la institución, su historia como padre de Lucas y la de su familia: "nuestros alumnos siempre desean de los educadores una respuesta diferente frente a sus inquietudes, y gran sensibilidad para captar las señales que nos hablan de sus conflictos..." Además invitó a aprovechar este tiempo para identificar lo que debe sostenerse de la historia de estas cinco décadas, como también lo que debe transformarse, viendo más allá.  Aquí compartimos su mensaje:

50 años de vida al servicio de la educación

Tengo la magnífica oportunidad de dirigirme a ustedes y no puedo comenzar sin antes expresar mis más cordiales y afectuosos saludos de bienvenida a tan distinguidas visitas, que nos acompañan en este acto tan significativo para nosotros; cuando estamos celebrando en APADIM 50 años de vida al servicio de la educación.
La conmemoración de los 50 años de nuestra querida escuela se constituye en el momento oportuno para dejar testimonio de cuánto han realizado tantos hombres y mujeres que dejaron aquí su impronta y su huella. Muchos de ellos se encuentran presentes en este lugar y han vivido el sueño de fundar y desarrollar nuestra institución educativa. Nuestro respeto y reconocimiento a todas aquellas personas: Directivos, Docentes, Padres y Alumnos -hoy ex alumnos- que han sido y son parte de las páginas de APADIM a lo largo de estos años.
Aprovecho también la ocasión para expresar mis saludos y afecto a los padres, estudiantes aquí presentes, así como también a docentes, personal administrativo y de servicio.
En esta celebración sin dudas todos hacemos retrospectiva. Por eso es una ocasión propicia para observar con sabiduría su historia y reconocer en nuestro Colegio lo que es perdurable y debe conservarse con esmero. Pero al mismo tiempo, es la oportunidad de ver más allá y proyectar su perspectiva hacia el devenir.

Nuestro respeto y reconocimiento a todas aquellas personas que han sido y son parte de las páginas de APADIM a lo largo de estos años.



Desde esta mirada se descubren hitos que han jugado un rol clave en su desarrollo, y por lo mismo están llamados a constituirse en los ejes de nuestra historia institucional.
En la hora de la fundación de APADIM, y como en toda hora fundacional, podemos reconocer el ardor y el entusiasmo con que se gestan los sueños y las aventuras. La institución alcanza solidez con el correr de los años y con el compromiso constante de la comunidad que la vio nacer y crecer, y es aquí donde esta comunidad hace suyas, de modo cabal y explícito, las características y su lema inconfundible: el trabajo todo lo puede. 

«...es la oportunidad de ver más allá y proyectar su perspectiva hacia el devenir.»

Siempre fue, es y será responsabilidad de todos los docentes y profesionales de esta institución hacer emerger el deseo de aprender. Es preciso crear situaciones que favorezcan el despertar y florecimiento de este deseo. Debemos crear situaciones diversificadas, variadas y estimulantes que ubiquen a nuestros alumnos en la necesidad de actuar, de saber hacer y no simplemente de recibir.
Es responsabilidad de las familias acompañar a la institución en la difícil tarea de formar hombres y mujeres para un mañana competitivo, donde deberán hacer frente a nuevos desafíos en forma autónoma y profesional. 
Como Institución aceptamos los nuevos desafíos y tendencias, conscientes de que contamos con recursos insustituibles, un capital intelectual valioso, una sólida administración y gestión, recursos humanos en permanente búsqueda de la excelencia, una comunidad muy comprometida con el proyecto educativo, soportes tecnológicos y de vanguardia, y una infraestructura y equipamientos que se renuevan año tras año. 

Es preciso crear situaciones diversificadas y estimulantes que favorezcan el despertar y florecimiento del deseo de aprender. Que ubique a los alumnos en la necesidad de actuar, de saber hacer y no simplemente de recibir.

Sabemos que no ha sido fácil, porque educar nunca ha sido una tarea fácil. Nuestros alumnos siempre desean de los educadores una respuesta diferente frente a sus inquietudes. Nuestros alumnos esperan que los guiemos y estemos dotados de una gran sensibilidad para captar las señales que nos hablan de sus conflictos en los procesos de adaptación al mundo y a los cambios de su propia humanidad. 
Nos falta mucho camino por recorrer y valoramos nuestros resultados, pero no nos conformamos. Los asumimos con discreción y con el deseo de seguir adelante en la tarea de ser cada día mejores. Queremos que nuestros alumnos sean competentes y capaces de lograr inclusión, un peaje probablemente necesario para conseguir que sean también más felices. ¡Muchas Gracias!

No hay comentarios.:

Buscar noticias anteriores