Pequeños emprendimientos, grandes proyectos.

Flavia está desarrollando sus recetas de dulces naturales de frutas. Ya creó su marca: "Mandala". Igual que Tomás, que aprovechando la forrajería de su familia, está fraccionando y lanzando su propia marca de alimentos balanceados para perros, se llama "Los López" y está preparando productos para perros pequeños y de razas más grandes, cachorros y adultos. En los casos de Gonzalo y de Matías, se volcaron por la producción de panes caseros, para una primera etapa, con la idea de ir sumando otras especialidades. Cada uno está armando su red de clientes, recorriendo sus barrios, tomando pedidos, llevando la producción recién horneada.
Flavia creó "Mandala", la marca de dulces artesanales.
Los jóvenes están culminando su formación en el COL y desarrollan sus propios proyectos.
Daiana tiene también su propia firma, "Fuxia", para identificar la línea de productos de bijouterie artesanal, en la que ya empezó a explorar y diseñar.  Publica las fotos de sus pulseras y colgantes en sus redes sociales y ya está vendiendo. Y también es el caso de Ornella, que aprovechando fortalezas y oportunidades en su propia familia está dando sus propios pasos en la repostería.  

Desde hace un par de semanas, los jóvenes que están culminando su recorrido en el Centro de Orientación Laboral (COL) vienen poniendo en juego todos los aprendizajes que han construido en los últimos años, desarrollando sus propios proyectos productivos.  Los pequeños emprendimientos son grandes iniciativas personales, familiares y también colectivas, que atraviesan tanto la faz comercial y económica, como otros aspectos vinculados a la autodeterminación, la autonomía y la participación.  Estos proyectos se suman a otros en los que vienen trabajando, como posibilidades de pasantías y futuros empleos; y tienen la idea de abrirse caminos en contextos difíciles.
Tomás Lopez desarrolló su marca Los Lopez de alimentos balanceados. Esta estudiando diversos tipos de packaging para su marca de productos fraccionados.
"Fuxia", la marca de bijouterie artesanal de Daiana Calderon

"Estoy haciendo pulseras para vender", publicó Daiana en su cuenta de Facebook. "A mi mis clientes ya me han dicho que quieren los panes calentitos" dice Gonzalo.  La posibilidad de construir sus propios procesos, de obtener dinero a partir de sus creaciones; de defender sus proyectos y entusiasmar a sus clientes para que les compren son parte de esta etapa en la vida de este grupo.
Matías y Gonzalo se volcaron por la producción de, por ahora, panes caseros. Los venden entre vecinos de sus barrios.

Cada uno y cada una se encarga de las distintas etapas para llevar adelante sus emprendimientos: compran sus insumos, diseñan sus marcas, logos y presentación de los productos; los dan a conocer de diversas maneras; prueban distintas formas de paquetes; piensan cómo hacerlos de manera sustentables y ecológicos. Reciclan. Calculan cuánto cobrar por sus producciones; por el trabajo que realizan. En breve publicarán sus producciones en una página que ofrece servicios y productos elaborados por trabajadores con discapcidad.  Imaginan como puede ser el futuro. Proyectan.  Y para todo cuentan con los apoyos en las familias, en sus afectos y en el equipo del COL. Desde aquí les deseamos el mayor de los éxitos. 
Daiana también publicita en sus redes sociales.


Los pequeños emprendimientos son grandes iniciativas personales, familiares y también colectivas, que atraviesan tanto la faz comercial y económica, como otros aspectos vinculados a la autodeterminación, la autonomía y la participación.








Tenemos mucho por hacer. Apoyanos para seguir construyendo una sociedad más inclusiva.  Aquí te contamos cómo.

No hay comentarios.:

Buscar noticias anteriores