Estrategias para pensar una escuela inclusiva

El sábado nos encontramos para continuar pensado estrategias y proyectos educativos que permitan construir aulas inclusivas, dinámicas y diversas para el aprendizaje de todos y todas.
¿Qué significa el Proyecto Pedagógico para la Inclusión? ¿Cuáles son sus modificaciones y alcances? ¿Qué entendemos por el Índice de Inclusión?
Fueron algunas de las preguntas que trabajamos para diseñar propuestas educativas que respeten y valoren la cultura de las diversidades que se presentan en el aula con recursos que mejoren el acceso a trayectorias educativas integrales y singulares de cada estudiante.
En este sentido, la Prof. María Belén Ortiz Bracamonte, explicaba la importancia de las adecuaciones y sus tipos, entendiendo que son estrategias y recursos educativos específicos que utilizan los docentes y equipos de apoyo en la elaboración de propuestas pedagógicas con adecuaciones de acceso que no modifican o reducen el contenido teórico de las mismas.
Esta manera de elaboración de la propuesta permite flexibilidad y, al estar en permanente cambio y revisión, pueden ser modificadas por el profesor en colaboración con el docente de apoyo, como recurso que mejore las condiciones de acceso al conocimiento del estudiante.
Tomamos nota del material teórico, marcando ideas y conceptos
El apoyo a los procesos de inclusión en aulas diversas implica fortalecer la diversidad y las propuestas para la singularidad, rechazando aquellas formas de homogeneización, pensando las oportunidades y en las posibilidades propias de cada uno de los estudiantes y de cada grupo.
Es por eso, como comentaba Lic Estefanía Chavero, la importancia de utilizar la herramienta del índice de inclusión educativa ya que nos permite a partir de un conjunto de materiales apoyar a las escuelas en el proceso de avanzar hacia la educación inclusiva.

Siempre en cada encuentro vamos compartiendo las
 experiencias en cada escuela
Este instrumento permite construir comunidades escolares colaborativas, al promover   una participación activa en todos los estudiantes, identificando barreras para el aprendizaje y participación y realizando las adaptaciones necesarias de acuerdo a las circunstancias locales.
Todo lo cual implica un necesario proceso de autoevaluación de la institución en base a tres dimensiones que permitan crear culturas inclusivas, elaborar políticas inclusivas y desarrollar practicas inclusivas en la comunidad.
El material puede ser utilizado en colaboración con diferentes servicios o equipos de asesoramiento, tomar algunos aspectos como base para el trabajo en grupo de docentes o para desarrollar investigaciones.
En este sentido invitamos a Prof Claudia Aranda para que nos cuente la investigación que desarrollo con el índice en una escuela de nivel primario como trabajo final de una diplomatura.
Una pedagogía de la diversidad debe contemplar proyectos educativos amplios, plurales e inclusivos, donde el cambio y las modificaciones superen aquellas convicciones sociales, culturales y pedagógicas limitantes y propongan aprendizajes y saberes para todos y todas.

No hay comentarios.:

Buscar noticias anteriores