¡Nuevo!Tiempos de redes solidariasMirá el video.

Huertas urbanas, cultivamos nuestros alimentos!

Como venimos compartiendo en nuestras redes, en este tiempo tan especial de aislamiento y virtualidad, muchos de los proyectos, acciones y actividades en cada servicio y área de APADIM, siguieron realizándose, adecuando las maneras del intercambio y de encuentro con el otro, pero siempre con el desafío de continuar trabajando, conociendo y rescatando alternativas para contribuir a formas de vida más respetuosas con nuestra tierra, apostando al cuidado del medio ambiente y recuperando también aprendizajes y saberes comunitarios.
Con estas ideas, asumimos el desafío como institución, de ser parte de una campaña mundial que se llama "Mi Planeta - Mis Derechos" que busca promover el derechos de los niños, niñas y jóvenes a vivir en un medio ambiente saludable. Y la responsabilidad que debemos tener al reconocer el derecho de la Madre Tierra a que los seres humanos la respetemos y la cuidemos, agradeciendo todos los alimentos y vida que nos da.
Macetas realizadas con envases reutilizables
Los primeros cultivos van tomando fuerza en la huerta familiar
Esta campaña es lanzada por la organización internacional terre des hommes (tdh) Alemania, junto a muchísimas instituciones de diferentes países y regiones del mundo: de América Latina, de Asia, de África, y de Europa, que trabajan por los derechos de niños, niñas y jóvenes. 
Muy entusiasmados en ser parte de red mundial, el equipo docente de la Escuela de Formación Integral y el Centro de Orientación Laboral, realizaron una guía de apoyo para que las familias conozcan como es el proceso de producción de huertas urbanas y puedan realizarlos en sus casas.
Junto a este instructivo, viajaron semillas de achicoria, lechuga, zanahorias, habas, rúcula y de otras tantas especies, con consejos y recomendaciones para acompañar esta experiencia de siembra y cultivo de nuestros alimentos. 
En esta guía colectiva, comparten todos los beneficios de tener una huerta familiar y los cuidados que debemos tener ya que implica un gran esfuerzo de todos, porque los frutos de producirla no solo se resumen a las hortalizas que se obtendrán en nuestra propia casa, sino también a la unión familiar que poco a poco se va logrando, mientras cultivamos la tierra.
Entonces, pasamos más tiempo en familia, al ser un proyecto familiar, en donde todos podemos hacer pequeños aportes para mantener el huerto, ayudamos al medio ambiente, estamos más en contacto con la vida al aire libre y comemos alimentos sanos y frescos.
En distintos envases realizamos macetas para nuestras plantas y especies
Con un plástico  protegemos los cultivos ante heladas o granizo
También destacan lo importante qué es saber lo que comemos, poder adaptar la huerta al espacio que disponemos en casa y disfrutar de ver como germinan las semillas, con la satisfacción del trabajo en equipo y el contacto con la tierra que tanto bien nos hace. 
Nos enseñan además como podemos realizar nuestras herramientas de trabajo con materiales reutilizados, que podemos sembrar en otoño- invierno, como proteger los cultivos de las heladas o granizo y cómo podemos sembrar en almácigos, que es una forma más segura, eficiente y fácil para cuidar a las plantitas cuando son chiquitas.
Nos sumamos a esta red mundial de aprendizajes y nuevas formas saludables y ecológicas, conociendo formas de producción en armonía con la naturaleza, que respeten los procesos de cultivo de los alimentos y recuperen la cultura de producir alimentos saludables en nuestras huertas urbanas.

Podes descargar el instructivo ( donde te contamos mucho más) en sus dos versiones: 
Guía práctica de Apoyo completa
Guía de apoyo versión resumida

Tenemos mucho por hacer. Apoyanos para seguir construyendo una sociedad más inclusiva.  Aquí te contamos cómo.

No hay comentarios.:

Buscar noticias anteriores