¡Nuevo!Tiempos de redes solidariasMirá el video.

Un recorrido por la granja

Para nuestra institución la granja es un espacio de gran importancia, tanto como espacio pedagógico que favorece múltiples procesos de aprendizajes de nuestros estudiantes, como también de cientos de alumnos y alumnas de distintas escuelas que habitualmente visitaban y conocían el proceso de la granja, hasta la irrupción de la pandemia. Les proponemos en esta nota un recorrido por este espacio que sigue cumpliendo un rol central en este tiempo tan particular y se prepara con novedades para el regreso.

Las imágenes muestran distintos sectores y situaciones de la granja. En este caso se ve el cartel de ingreso con la leyenda "Bienvenidos a la Granja" y logo de Apadim.

Un grupo de ovejas y cabras pastando


Plantines en almácigos en los invernaderos.

Corderito recién nacido

Panorámica de la granja, se ven animales pastando.

La granja este año va a nuestras casas: "Creando nuestras huertas familiares"

La granja es un espacio central de formación. Posibilita, además de aprendizajes específicos en la producción, también atravesar otros campos: las ciencias naturales claramente, pero también las ciencias sociales (a partir de la historia, las costumbres, las culturas y las relaciones de los pueblos con la naturaleza, etc.) como también las matemáticas (como todo proceso de trabajo requiere de organización, mediciones, etc.), la lengua y literatura, las áreas de la plástica, e incluso por ejemplo el uso de las tics para buscar más información, para realizar presentaciones, etc.  Pero también va más allá de lo educativo: es en sí mismo un espacio social y cultural atravesado por dimensiones socioambientales y por la realidad del entorno barrial, que plantea también sus fortalezas, su rica diversidad cultural y también sus problemáticas urbanas. La granja cuenta con un potencial muy importante de producción de sentidos sociales y políticos: sobre el cuidado y preservación del ambiente, sobre la producción orgánica, sobre la soberanía alimentaria, y como aula abierta, como proyecto. 

Cada visita de niños y niñas de un jardín o una escuela primaria (las más asiduas eran las instituciones que sostienen procesos de inclusión acompañados por nuestros equipos) era una experiencia singular muy rica. Los jóvenes de nuestra secundaria eran guías y maestros de los visitantes, compartían sus conocimientos en el cuidado de los animales de la granja, los orígenes de cada especie, su nombre en lengua de señas argentinas, sus características y la alimentación de cada uno.  También en el recorrido solían mostrar las distintas especies cultivadas en los invernaderos, y mucho más.

Aprendiendo en casa, mirá como producimos materiales accesibles para llevar la huerta a nuestras casas: "Un folleto interactivo y accesible para nuestro proyecto de huerta"

En primer plano se ve una planta de lechuga en el invernadero.

Imagen panorámica de los invernaderos.
La granja cuenta con un potencial muy importante de producción de sentidos sociales y políticos: sobre el cuidado y preservación del ambiente, sobre la producción orgánica, sobre la soberanía alimentaria, y como aula abierta, como proyecto.

Especies vegetales creciendo bajo cubierta.

La granja es también un espacio de recuperación de saberes culturales ancestrales. Este año esa experiencia fue a nuestras casas, mirá cómo en esta nota: "Un recorrido audiovisual de nuestro festejo a la Pacha"

Sector de las gallinas.

Detrás del alambrado se ve a la llama Lucy caminando.

Panorámica de uno de los sectores de la granja. Hay espacios dentro de la granja de "monte autóctono" que se protegen y se siembran especies vegetales autóctonas (árboles, arbustos, hierbas)


Este año tan particular, en el que no hemos podido continuar con el trabajo habitual, o con las visitas periódicas de escuelas de la zona, igualmente hemos desplegado desde la granja las instancias de educación a distancia, para que nadie pierda el potencial educativo, de promoción social y toma de conciencia sobre el cuidado del medio ambiente, la producción de alimentos saludables, etc. que nos brinda este hermoso espacio natural que tenemos el placer de contar en nuestra institución.


De esta manera, nuestros estudiantes, los jóvenes y sus familias siguen el día a día de la granja, los nuevos proyectos, el crecimiento de los animales y los nuevos habitantes que se suman. En estos últimos días, por ejemplo, se ha trabajado para la construcción de una “sala cuna” para los pollitos, con “eco ladrillos” (botellas plásticas recicladas y rellenas de materiales plásticos) que los jóvenes y familias nos han enviado.

La granja también va más allá de lo educativo en su aspecto más formal: es un espacio social y cultural atravesado por dimensiones socioambientales y por la realidad del entorno barrial, que plantea también sus fortalezas, su rica diversidad cultural y también sus problemáticas urbanas. 

Tabla de actividades y tareas en los invernaderos.

Cada visita de niños y niñas era una experiencia singular muy rica.

Cada visita de niños y niñas era una experiencia singular muy rica.




Patos, gansos, distintas variedades de gallinas conviven con las ovejas y cabras, con la yegua y el potrillo, con el cerdo y con Lucy y Richard, las llamas que esperan el nacimiento de su cría, próximo habitante de este espacio de aprendizaje, cuidados y producción.


Este año hemos desplegado desde la granja las instancias de educación a distancia, para que nadie pierda el potencial educativo, de promoción social y toma de conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y la producción de alimentos saludables, que nos brinda este hermoso espacio natural que tenemos el placer de contar en nuestra institución.

Tenemos mucho por hacer. Apoyanos para seguir construyendo una sociedad más inclusiva.  Aquí te contamos cómo.

No hay comentarios.:

Buscar noticias anteriores